Los directivos prevén un crecimiento estable para el próximo semestre

Los indicadores reflejan que aspectos como la evolución de las plantillas o la cifra de ventas se mantendrán en el mismo nivel, e incluso crecerán

A pesar de estas impresiones, los encuestados muestran su preocupación por la necesidad de modernizar de la Administración, por el elevado coste de la energía y la despoblación

Zaragoza, 26 de julio de 2017

“Los directivos aragoneses prevén un crecimiento estable”. Así se refleja en los datos obtenidos del Indicador de Opinión del primer semestre de 2017 que la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón ha presentado esta mañana.

Dicho barómetro se obtiene a partir de una encuesta que recoge las impresiones de los directivos sobre diferentes aspectos relacionados con la situación económica y a la que, en esta ocasión, han respondido 229 directivos y ejecutivos de las áreas de dirección general, dirección financiera, dirección comercial y de recursos humanos, de los sectores automoción, industrial, servicios y comercial. Los encuestados se han referido a cuestiones relacionadas con aspectos como la financiación, evolución de la plantilla, cifra de ventas y balanza comercial.

En esta ocasión los indicadores analizados reflejan un “crecimiento estable”. La economía en general, según los encuestados, manifiesta un comportamiento positivo en el primer semestre y mejores perspectivas para el segundo. Según los directivos, aspectos como la evolución de la plantilla o la cifra de ventas mejorarán en el próximo semestre (68,4 % en ambos casos).

En cuanto a la obtención de financiación, ningún encuestado manifiesta haber tenido dificultades ni las prevé en la segunda mitad del año. Además el porcentaje que cree que esta variable se mantendrá estable pasa del 37,5 al 57,1 %.

La cifra de exportación mejorará en el próximo semestre según un 42,5 % y las importaciones se mantendrán estables (85,7 %).

A pesar de estas impresiones, los encuestados muestran su preocupación por la necesidad “inaplazable” de modernizar la Administración, “aprovechando la revolución digital y tecnológica”. También consideran que el precio de la energía es otro “lastre” muy importante para las empresas, “teniendo que competir en un mercado global con un coste de la energía un 24% superior a la media europea”.

La despoblación es, según los directivos, “otro de los grandes problemas”. Consideran necesaria la “apuesta del Gobierno de Aragón para incentivar desde el punto de vista fiscal y con iniciativas de inversión y mantenimiento de infraestructuras en los territorios más perjudicados”.

Los directivos también han destacado el crecimiento que está experimentando el sector inmobiliario, el buen funcionamiento de las entidades financieras y el buen comportamiento del turismo.