Noticias de nuestros socios

Artículo Endalia: Las claves para construir el desempeño de equipo

No hay una receta perfecta que nos indique cómo construir el desempeño de equipo, pero bien es cierto que existen una serie de buenas prácticas compartidas entre los equipos que destacan por su rendimiento en las compañías. A continuación, desde Endalia, compañía especializada en Software de Recursos Humanos, Outsourcing y Consultoría, compartimos dichas claves para conseguir equipos de alto rendimiento.


1. Estándares para un alto desempeño.


Cada miembro ha de creer que el equipo tiene propósitos valiosos y de urgencia, y deben saber cuáles son las expectativas. Cuanto más claras estén dichas expectativas, mayor probabilidad hay de que el equipo llegue a maximizar su desempeño. Los equipos trabajan mejor en un contexto de urgencia y desafiante. Es por ello que las organizaciones con fuertes éticas de desempeño suelen formar equipos rápidamente, con unos objetivos bien delimitados.


2. Habilidades actuales y potenciales de los miembros del equipo.


Es improbable que un equipo logre las metas si no tiene las habilidades adecuadas para conseguirlas. En muchas ocasiones, los equipos definen las habilidades que necesitan tener después de formarse. El ejecutivo debe escoger a las personas por sus habilidades existentes, así como por su potencial para desarrollarlas y adquirir nuevas.


Así, la consultoría de desempeño y desarrollo es muy relevante para diseñar modelos y procesos de desempeño y rendimiento de los empleados de una organización.


3. Importancia de las primeras interacciones.


Las primeras impresiones siempre son cruciales y tienen gran significado. Cuando los potenciales equipos se juntan las primeras veces, cada miembro observa las señales y actuaciones de los otros para confirmar o disipar preocupaciones y supuestos. Especialmente, prestan atención a aquellos con autoridad en el grupo: managers, directivos o líderes con capacidad de decisión sobre el resto. No es solo importante lo que los líderes digan, sino también lo que hagan. Por ejemplo, si un líder abandona la reunión de equipo para contestar una llamada, los miembros entenderán el mensaje, que a su vez, puede estar abierto a diferentes interpretaciones.


4. Reglas de conducta.


Los equipos con alto desempeño desarrollan claras reglas de conducta desde el inicio con el objetivo de lograr sus propósitos de desempeño. Por ejemplo, unas buenas reglas de conducta pueden vincularse a la asistencia (tratando de evitar en la medida de lo posible las interrupciones como son llamadas telefónicas durante las reuniones), la discusión y argumentación, la confidencialidad, el enfoque analítico, la orientación a la tarea y al resultado final y, lo más relevante, hacia la aportación de cada uno.


5. Objetivos vinculados al desempeño.


Los equipos con un buen desempeño hacen seguimiento de sus avances en aras de conseguir hitos claves vinculados con su desempeño y rendimiento. Estos hitos se pueden fijar estableciendo objetivos de equipo/departamento que sigan la filosofía SMART (objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y orientados al tiempo). No existe un buen equipo sin objetivos de desempeño y, cuanto antes se llegue a los primeros resultados, antes podrá consolidarse el equipo.


6. Nueva información.


La nueva información hace que un equipo se enriquezca y redefina constantemente. La investigación y la búsqueda de información regularmente hace que los equipos mejoren en la configuración de sus propósitos comunes. No hay que dar por hecho que el conocimiento está solo en el equipo, en la experiencia colectiva de sus miembros. Es necesario profundizar sobre los hechos que van aconteciendo y que afectan al equipo. El líder del equipo debe fomentar la investigación y búsqueda de nueva información.


7. Pasar tiempo juntos.


Los buenos equipos se dan tiempo para aprender a ser realmente un equipo. Deben pasar tiempo juntos, tanto de forma programada como casual, ya que esto activa la compenetración creativa y personal. Hay ocasiones en las que los ejecutivos ocupados minimizan intencionadamente el tiempo que pasan con sus equipos. Pero es necesario hacer el esfuerzo y, además, este tiempo no tiene por qué ser siempre en proximidad física, pueden utilizarse comunicaciones electrónicas, aplicaciones de mensajería, llamadas telefónicas… que también tienen un papel importante, ya que son interacciones que fortalecen al equipo.


8. Feedback positivo y reconocimientos.


El refuerzo positivo es vital. Ayuda a construir nuevas conductas cruciales para que los equipos logren cumplir con sus objetivos de desempeño. Existen diversas y variadas maneras de reconocer el desempeño y las contribuciones de los miembros del equipo, más allá de la contribución directa. Además, al final, la satisfacción compartida por un buen equipo ante la consecución de su propio desempeño se convierte en la recompensa más preciada entre sus miembros.


Conoce más sobre cómo impulsar el avance profesional y el rendimiento de una compañía gracias al software para la evaluación del desempeño de Endalia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y recoger información estadística anónima.
Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.
Acepto